El festival ASCENSOEUROPA, en su primera edición, realizada en la ciudad de Valencia, España,  le otorgó un reconocimiento a un pionero del deporte, este recayó en la persona de Dolores Escamilla Pérez.

DOLORES,  nace en el corazón de la huerta de Valencia, en una alquería rodeada de naranjos, acequias y surcos encarados hacia el mar.

En una casa orientada de este a oeste que deja cruzar la brisa del mar que se mueve a mediodía. Al sur, se levanta la ciudad de Valencia y al norte La Sierra Calderona.

Sin tener ninguna conexión con el mundo del deporte, en los años 80 decide  buscar ayuda para financiar al equipo femenino del Sagrado Corazón de Godella que tenía que disputar las fases finales del Campeonato de España de Baloncesto y a partir de ese momento empieza una escalada de éxitos con la ayuda de patrocinadores valencianos.

Un día, decide ir desde la huerta de Valencia al centro de Madrid para entrevistarse con el director de la empresa Dorna y presentarle el proyecto de este equipo de baloncesto. Aquel hombre queda perplejo ante la visita y el ímpetu de Dolores y en consecuencia se lanza con el nuevo proyecto que culminará en ser campeonas de Europa, varias Ligas y Copas de la Reina.

Por primera vez, un equipo de baloncesto femenino español se convierte en campeonas de Europa.

Cuando deja el equipo de baloncesto encarrilado, y en otras manos, decide ayudar a un equipo femenino de fútbol de Valencia que pasaría a formar parte del Levante Club de Fútbol. Otra misión difícil, ya que se introduce en un mundo muy masculino que funciona con estructuras muy jerarquizadas y densas en su funcionamiento.

Sin embargo, su carácter luchador y mediterráneo, convierte a estas chicas en protagonistas de otra nueva historia de superación y deportiva, y acaban por ser varias veces campeonas de la Copa de la Reina y de Liga.

Sin duda nos encontramos ante un claro ejemplo de lo que la energía femenina es capaz de transformar en un mundo del deporte en el cual todavía domina la masculinidad en su manera de proceder.

Una transformación, no sólo en la consecución de metas, sino también en el impulso por elevar la consciencia de las personas por un mundo en el deporte, y fuera de él, mucho más digno.

 Por toda su trayectoria, Dolores recibe la medalla al mérito deportivo de la Ciudad de Valencia.

Escrito y fotografía de @encuadres_mme_foto .